Obsolescencia programada: experiencias en primera persona

Uno de los puntos que más ha marcado a la humanidad en las últimas generaciones es su relación con la tecnología. Una relación que adopta muchas formas; la más usual, sin embargo, suele ser la dependencia. Mucha gente ya no conoce formas de comunicarse o transmitir información que no sean las que ofrece la tecnología; pero sobre todo, una forma especial de tecnología como parte del sistema económico imperante, en el cual todo es objeto de mercado.

http://www.youtube.com/watch?v=ZTVOBBbnjv4

Hace ya varios años que se emitió Comprar, tirar, comprar: un documental que dio mucho de qué hablar. Ha servido para ilustrar el concepto de obsolescencia programada, para alimentar el pensamiento conspiracionista y también para ser objeto de debate por parte del escepticismo organizado. Y no pensé que fuera a tocarme directamente, pero llega un momento en que, por más que uno pueda seguir existiendo con Windows 95 98 Millenium XP, el entorno circundante podría volver a la Edad de Piedra si desapareciera sólo uno de los avances tecnológicos omnipresentes hoy en día.

Comencemos con el PC. No sé quién o cuando se creó la idea de que la tecnología debía acompañar a las personas donde quiera que estuviesen, de que para acceder a la tecnología y la información no hacía falta anclarse junto a un PC. Así nació el concepto de movilidad, en la forma de smartphones y tablets, que ofrecían la posibilidad de acceso tecnológico unicamente con fines de entretenimiento y consumo, pero que por más que se hablara de la “muerte del PC”, nunca iban a reemplazarlo como herramienta de trabajo (porque sí, la gente que trabaja aún necesita y quiere un PC). Después de odiar a muerte a Windows Millenium arrastrándose en un viejo clón AMD 486, lo cambié por un Dual Core con Windows XP desde hace unos siete años y medio, que debe ir al doctor en estos días pero que aún funciona. Y si quisiera seguirle el juego a las distribuciones de Linux con sus versiones cada seis meses, lo seguiría usando con arranque dual.

El problema es que mi oficio me obliga a usar ciertas versiones de programas que ya no corren en un procesador que aún arrastra la marca Pentium (por lo cual no me lo reciben ni como donación). Y es la clase de software por la cual Linux sigue sin ser una opción: si una versión de AutoCAD tan obsoleta como la 2012 funciona en modo “garbage” con Wine, no tiene sentido hablar de las demás. Hace unos meses compré un portátil con Windows 8.1, un Toshiba (maquinón para trabajar como pocos, pero Toshiba decidió abandonar el mercado doméstico y enfocarse en empresas). luego de ver cómo en el trabajo se compraron varios portátiles Asus con Windows 8, obligándome (por ser parte de mi trabajo) a actualizarlos a la versión 8.1. Ahora que Microsoft ofrece la posibilidad de actualizar a Windows 10, me pregunto si será obligatorio pasarlos de Windows 8 a Windows 10 (porque por muchos hackeos al registro, pasar a 8.1 es casi obligatorio).

Uno supone que después del fiasco de Windows Vista, tanto Microsoft como los fabricantes habrán coincidido en que el equipo de mejor funciona no es el que tenga el procesador más potente, sino el que tenga el sistema que use los recursos de hardware de modo más eficiente. Por eso es fácil ver equipos que funcionan mejor con Windows 8 que con el 7, por ejemplo. Aún así, me temo que las nuevas características de conextividad y “experiencia de usuario” evolucionen más rápido que la inteligencia del usuario final, cuando por ejemplo, los clientes de la empresa en que trabajo piden información digital que luego son incapaces de descargar, y uno termina copiándola en un CD para llevárselo en el transporte público.

Otro ejemplo es el de los smartphones. Tengo un Android de gama baja, con algunas aplicaciones muy útiles (como TransmiSITP, por ejemplo), pero soy muy ingenuo al pensar que el resto del entorno lo usa para llamadas y mensajes. Mi jefe casi me obliga a instalar WhatsApp porque le sale muy caro enviar SMS. Yo me opuse (si la empresa me paga un plan de datos, bien; si no, no), pero un compañero con su flamante Samsung parece haber olvidado el concepto de mensaje de texto. Cámaras de chorrocientos megapixeles para selfies o fotos al espejo con destino al facebook vía 10G, para los mismos usuarios que mencioné antes, que cambian de smartphone cada año pero incapaces de hacer aquello que podía hacerse con el Nokia 1100. El otro extremo es el de la secretaria, que piensa que el celular es un “fijo portátil”.

Por último, impresoras. Señores de Lexmark: ¿por qué algunos de sus modelos están diseñados con partes imposibles de conseguir como repuesto, para solucionar daños que ocurren a escasos meses de haberse vencido la garantía? Y para colmo, salen con un firmware atrasado en dos versiones a la de Windows. Tenemos un multifuncional que dejó de funcionar como impresora porque aquella parte que arrastra el papel es más difícil de conseguir que el santo grial. O bueno, funciona a veces, porque empiezo a pensar que las impresoras son la primera forma de vida inteligente basada en silicio:

2011-09-21-582g

Teorías las hay de todo tipo. La teoría de reducir la población mundial no tendría sentido si por ejemplo, se quieren vender millones de smartphones de gama media y baja. Regla N° 1 del capitalismo: crear consumidores (literalmente hablando). Otra teoría dice que la tecnología es una forma de ortopedia que reemplazó facultades que alguna vez tuvo la humanidad (la telefonía móvil reemplazó a la telepatía, por ejemplo). O también la teoría de que la obsolescencia programada obedece al plan de que sólo sea reconocido como información, conocimiento y cultura aquello transmitido mediante un gadget. Es cierto que ya no usamos la escritura cuneiforme, pero no justifica la idea de reemplazar toda forma de expresión humana por las posibilidades de una pantalla táctil. A veces la idea de un apocalipsis es pensar con el deseo, pero si llegara a ocurrir una no muy improbable tormenta electromagnética, por ejemplo, me pregunto quienes serían los primeros en regresar a la Edad de Piedra.

Deja un comentario