nov 02

Ajedrez, LoL y la definición de deporte

Se dice que hacia 1999, el ajedrez logró el reconocimiento formal como deporte por el Comité Olímpico Internacional. Este fue el origen de la redefinición del concepto de deporte, así como de las categorías en las cuales un juego puede ser considerado como tal. Y desde entonces se ha puesto de moda considerar casi cualquier cosa como deporte, bajo el pretexto de “si el ajedrez es un deporte, entonces el _________ también lo es”.

El primero de los juegos en llenar ese espacio en blanco fue el póquer, en su modalidad más conocida: el Texas Hold’em. Sin embargo, no hace falta la opinión del excampeón mundial de ajedrez Vladimir Kramnik, quien dijo que el póquer es un juego unidimensional comparado con el ajedrez, para ver que no todos los juegos son elevables a la categoría de deporte por el simple hecho de implicar un esfuerzo mental. O por tener sus propios campeonatos mundiales, como el parqués, dominó, Monopoly, etc.

El objetivo final de quienes buscan el reconocimiento deportivo suele ser el pajazo mental sueño de ver su actividad favorita en unos juegos olímpicos. El último punto de la discusión lo plantean ahora los videojuegos, en especial los multijugador de batalla como el League of Legends (LoL) y otros que gozan de una difusión multitudinaria, en eventos conocidos como e-Sports, que pretenden ser reconocidos como deportes. Y aquí es donde comienzan las preguntas. ¿Qué es un deporte? ¿Qué lo diferencia de un juego? ¿Todo puede ser considerado como deporte?

Si bien el ajedrez cumplía desde hace mucho con los requisitos exigidos a un deporte para ser reconocido por el COI, este organismo ni siquiera tenía una definición estricta de qué es un deporte. Esa tarea la había asumido SportAccord, la unión internacional de federaciones de deportes olímpicos y no olímpicos. Según SportAccord, para que una actividad sea un deporte debe cumplir con todos los siguientes requisitos:

  • Debe incluir un elemento de competencia
  • No debe confiar en ningún elemento de suerte o azar
  • No debe implicar un riesgo indebido para la salud o la seguridad de los participantes
  • No debe causar ningún daño a ninguna criatura viviente
  • No debe confiar el suministro del equipamiento a un solo proveedor

El primer punto es claro: hay una diferencia entre montar en bicicleta y una carrera de ciclismo. El segundo es la razón por la cual el póquer, que implica un alto componente de azar, no puede ser considerado deporte; así como los juegos que involucren dados, cartas coleccionables o cualquier otro elemento no previsible de antemano. El cuarto punto excluye a la caza o la tauromaquia, muy a pesar de los medios informativos que los incluyen en sus crónicas deportivas. Y el quinto debería excluir a videojuegos como el League of Legends, un videojuego sin federación, de propiedad exclusiva de su desarrollador (Riot Games), y que no se incluye dentro de las categorías descritas por SportAccord:

  • Principalmente físicos: atletismo, fútbol, etc.
  • Principalmente mentales: aquí se incluyen los acogidos por la IMSA: ajedrez, go, damas y bridge; el póquer y el xiangqi tienen un reconocimiento provisional
  • Predominantemente motorizados: automovilismo, ciclismo, motonáutica, etc.
  • Principalmente de coordinación: billar, arquería, etc.
  • Principalmente apoyados en animales: equitación, etc.

La principal razón para considerar algunos juegos como deportes es el marketing. Con excepción del póquer, ningún juego de mesa es capaz de lograr un cubrimiento televisivo en canales como ESPN, con las posibilidades económicas que eso genera (alguna vez ESPN transmitió el duelo de Kasparov contra Deep Blue de 1997, pero aparte de eso, el ajedrez en televisión es algo casi anecdótico). Es evidente que videojuegos como el LoL tienen un enorme potencial de audiencia televisiva, pero evidentemente segmentada. Los canales deportivos enfocados en los juegos predilectos de la generación del red bull serán al deporte lo que MTV es hoy al mundo de la música.

Para terminar, dos puntos. El primero, decir que algo es un deporte implica que a sus practicantes hay que llamarlos deportistas. No sé cual es el estereotipo del jugador de LoL u otros videojuegos, pero por alguna razón lo veo muy lejos del grado de excelencia física o mental, o del paradigma de esfuerzo, disciplina y superación que se esperan de un atleta o un artista marcial del cuerpo o de la mente. El segundo: para ser reconocido como deporte por el COI, el ajedrez tuvo que implementar una política antidopaje. ¿Puede esperarse lo mismo en un mundo que gira alrededor de una pieza de software susceptible de reprogramación?